jueves, 3 de septiembre de 2009

Como el Guadiana y aparezco en Santiago

Pues si, después de algún tiempo en el que solo me he dedicado a estudiar, ¡ni para playa he tenido! yo, la mas playera del mundo mundial, podría contar con los dedos de una mano y me sobrarían las veces que he ido. Pero bueno, espero que sea para bien y el sacrificio de algún fruto.

No todo han sido estudios, nos hemos escapado 9 días "guauu" si 9, y encima para maltratar el cuerpo. Hemos hecho el camino de Santiago, por el camino francés, precioso. Si os digo la verdad ha sido una experiencia única, en todos los sentidos, sobre todo en sensaciones. Aparte de maltratar el cuerpo, también le hemos dado de comer, ¡como se come en Galicia!. Mira que hemos andado, pero creo que no hemos adelgazado ni un gramito.




Este era el estado de mi pie el primer día, después de quitarme las botas, luego vinieron alguna que otra ampolla, las uñas, osea los pequeños placeres que dan estas cosas.

Y esta es mi pequeña suite en el monasterio de Samos. Como el albergue estaba repleto de peregrinos, nos metieron en la parte de los monjes.





Pero todo esto merece la pena por ver esos paisajes, por compartir, por oler y por darte cuenta de que estas viva.



Como se puede ver, hay tramos donde hay muchas personas, sobre todo cuando se llega a la zona de unión de los diferentes caminos. Y todos decimos lo mismo unos a otros, sea de país que sea. ¡BUEN CAMINO!

Y por fin, la catedral, la foto la hice de noche, pues esa mañana, ni fuerza, ni ganas tenía de fotos. Por cierto, estabamos viendo a la tuna. ¡menudos son! jajaja.