miércoles, 14 de noviembre de 2012

Calabaza


 Poco a poco voy dando fin a mi alijo lanero, que ha pesar de todo no baja tanto como yo quisiera. En definitiva, entra mas que sale.
Mis últimas obras han sido un cuello moebius, tejí uno el invierno pasado y me resultó muy fácil y entretenido para hacer con otra cosa un poco mas complicada, vamos para relajar. Así que he vuelto a repetir.




Lo otro ha sido un gorro que le tenía echado el ojo desde hacía tiempo. Es el Oslo cairo, versión Urraca. Super entretenida su elaboración pero ha merecido la pena pues abrigar, abriga tela. 
He olvidado hacer foto en el interior. (Foto pronto).





Como prometí, subo la foto del lado reverso del gorro. ¿No es tarde, no?

 


1 comentario:

Bárbara Est dijo...

Que chulo el conjuntico!!! El revés perfecto!!!